23 de julio de 2013

GURA GEAR BATAFLAE 26L

Hacía ya tiempo que rondaba por mi cabeza la idea de cambiar de mochila de transporte para mi equipo fotográfico. Varios aspectos me han motivado a hacer el cambio, el peso, el tamaño y la ergonomía de mis anteriores mochilas no se adaptaban perfectamente a lo que andaba buscando.

GuraGear Bataflae 26L + Gitzo 3541LS con rótula de bola Markins M10


La Lowepro Nature Trekker II (desde hoy a la venta), de muy buenos materiales, resistente a todo tipo de adversidades climatológicas pero al final un tanto justa y pesada para llevar el material para mí necesario.


Lowepro Nature Trekker AW II


La otra, Lowepro Mini Trekker AW (que voy a mantener), ligera y de materiales y construcción más senzilla pero para viajes cortos o salidas puntuales al campo o a la ciudad viene muy bien.




Lowepro Mini Trekker AW


Al fin, como comentaba anteriormente, me he decidido y he apostado fuerte por la Gura Gear Bataflae 26L, una mochila de tamaño muy similar a mi Nature Trekker pero menos pesada (1,8 Kg frente a los casi 4 Kg. de algunas Lowepro), más bien acabada notándose la evolución de los materiales empleados y con un diseño y ergonomía bastante innovadores bajo mi punto de vista.

En su web comentan que el nombre Bataflae viene de Butterfly (Mariposa), que viene dado por la forma que tiene la mochila cuando la decides abrir por compartimentos y no entera.


Podemos abrir por compartimentos (izquierda y derecha) con los tiradores azules o bien abrirla entera soltando un enganche que encontramos en la parte superior de ésta. Este sistema es muy práctico ya que te permite no tener que abrir la mochila entera sino que tan sólo si queremos, podemos abrir una sección de ella.


En esta vista frontal vemos los dos compartimentos y los bolsillos exteriores, bastante amplios dónde podemos guardar documentos y otros accesorios menos voluminosos.


La doble asa, muy práctica para su transporte sobretodo cuando escondemos las tiras de la parte trasera para colocarnos la mochila en la espalda, perfecto por ejemplo cuando vamos a viajar en avión ya que nos queda una bolsa compacta y las tiras traseras no nos molestan ni a nosotros, ni al controlador de seguridad del aeropuerto ni a nadie ya que quedan bien guardadas con una cremallera (foto inferior)


La Bataflae 26L tiene una profundidad interior de 20 cm frente a los 15 cm de la Nature Trekker aproximadamente, dicha profundidad permite organizar mejor todo nuestro material. Para que os hagáis una idea, el Flash Canon 580EX cabe de pie completamente estirado en su interior (sin formar un ángulo de 90º) además de contener infinidad de posibilidades de configuración de sus compartimentos.






El asa lateral, muy práctica para transportar la mochila como una maleta y los enganches para la fijación del trípode u otros accesorios además de dos compartimentos de rejilla elástica para poner una botella de bebida, un chubasquero o cualquier otra cosa.



En cuánto aspectos técnicos la cámara es casi un diez, su bajo peso (1,8 Kg) sus acabados, construcción y materiales son excelentes, lástima de su elevado precio y los pocos puntos de venta en España (zero?), por lo que tuve que comprarla en EEUU concretamente en B&HPhoto.

Ahora sólo me queda probarla como dios manda en mi próximo y reciente viaje a Cuba así que a la vuelta ya os comentaré las sensaciones que me han parecido!

Saludos

Joan Gosa
Publicar un comentario